Lo particular que hay siempre en una familia es lo increíble que distintas generaciones pueden convivir y crear lazos de amor y convivencia, sin que la edad sea un impedimento para ello.

Los adultos mayores, aquellos que alguna vez cuidaron de nosotros, nos protegieron y hasta nos defendieron cuando lo necesitábamos, con el pasar de los años se intercambia la fragilidad y la fuerza que en otros años nos procuró, ahora es un feliz recuerdo que se convierte en una nueva etapa de la vida que requiere de paciencia, cuidado y amor.

Compañeros de la vida diaria

El cuidado de un adulto mayor requiere es muy demandante y lo ideal es tener a la mano lo necesario para hacer menos complicadas la labores de aseo, alimentación y cuidado en casa para poder tener un mejor balance de vida y aprovechar mejor el tiempo de convivencia.

El aseo

Las tareas de higiene de un adulto mayor, dependiendo su independencia motriz y cognitiva puede ser más o menos complicado. Lo mejor es contar con el equipo adecuado para el aseo, tanto en la habitación como en el baño.

Para mayor seguridad de tu familiar (y tuya), cuando lo ayudes a ducharse en el baño, utiliza una silla correcta para evitar caídas. Las sillas para baño tienen agarraderas en las orillas y están hechas con texturas antiderrapantes para hacer más fácil y seguro el baño.

En el caso de las habitaciones, si para tu familiar necesita ir al baño en la misma habitación utiliza una silla con cómodo, su diseño permitirá que esté más cómodo.

La alimentación

Cuidar de su alimentación es fundamental para su recuperación y/o bienestar, auxiliate  con productos que le permitan tener autonomía en su ingesta de alimentos, ya sea con cucharas o tenedores con magos especiales o accesorios para abrir latas o destapar botellas, ya que estos facilitarán su rutina diaria haciéndolo sentir independiente y sin limitaciones, además de que  mejorarás la experiencia de su cuidado.

Nuestros abuelos son parte importantísima de nuestra vida y nuestra historia, por ello necesitan lo mejor.