Conforme transitamos por las distintas etapas de la vida, vamos comprobando cómo ciertos cambios inesperados nos obligan a adoptar nuevas responsabilidades, a veces tan absorbentes que, si no permanecemos alerta, consumen todo nuestro tiempo. Todo. La necesidad de cuidar a un ser querido quizá sea el caso que mejor ejemplifique esta situación, pues las exigencias que trae consigo pueden interferir en todos los ámbitos de nuestra vida.

Los mejores amigos

Es importante no romper con tu círculo social, menos aún con tus amigos más cercanos. Las relaciones de amistad son parte esencial en la vida de un individuo, son soporte, apoyo, brindan esparcimiento y descanso, permiten el desahogo, la confidencia. Una buena charla con los amigos refresca el ánimo, ¿lo has sentido?

Disfruta sin culpa

Cuando cuidas, la carga de trabajo puede causarte una sensación de agobio. Encuentra momentos para reunirte con tus amigos, rápidamente verás que esta actividad se convierte en un aliciente para seguir adelante con tus tareas. No dejes que el sentimiento de culpa te encadene a las labores de cuidado.

Cero distancias

Aún si tus amigos están geográficamente lejos, conéctate. Prueba y verás cómo una llamada, un correo, un mensaje de texto, bastan para recordarte que no estás solo, que una red de personas significativas está al pendiente de ti. Salidas en grupo Si te aíslas podrías generar sensación de soledad y hartazgo, cansancio o depresión. Organízate con tu grupo de amigas o amigos y den un paseo por los alrededores de la ciudad.

¿Buscas mayor empatía?

Sí, tus amigos comprenden hasta cierto punto la situación por la que atraviesas, pero quizá la empatía que necesitas es mayor, ¿por qué no buscar a otras personas que cuidan a un ser querido y les compartes tus dudas e inquietudes?

Más conexión

Evita actos de negligencia contra ti mismo. Descuidar los vínculos con tus amigos por centrarte sólo en el rol de persona que cuida es peligroso para tu bienestar. Varios estudios han demostrado que el apoyo del círculo social es fundamental para enfrentar la adversidad.