Todos hemos deseado alguna vez formar parte de una carrera o competencia atlética que nos permita poner a prueba nuestras habilidades físicas, y sin duda alguna, el maratón es la reina de todas las pruebas deportivas. Sin embargo, participar en un evento de esta índole, requiere de una preparación física y mental muy completa, pues de lo contrario se pueden sufrir lesiones graves, que incluso podrían llegar a generar tiempo de incapacidad.

Antes de una gran carrera, debes asegurarte de estar en un estado físico saludable. Siempre es recomendable realizarse un examen médico previo, el cual debe ser elaborado por un especialista en medicina del deporte; el test suele incluir tu historia clínica completa, estudios de laboratorio y una prueba de esfuerzo.

Toma en cuenta que debes contar con un entrenador experimentado y cumplir con un programa de preparación especializado para la carrera de tu elección.

Recuerda llevar un régimen dietético, ropa, aditamentos y calzado adecuados que no produzcan lesiones y de preferencia recomendados por un experto.

Un tip es que nunca debes estrenar calzado o ropa el mismo día de tu carrera maratónica, todo debe ser usado y muy cómodo.

A pesar de todas las medidas preventivas y de preparación, todos estamos expuestos a sufrir lesiones y las más frecuentes durante los maratones son:

• Síndrome de la cintilla iliotibial, que se manifiesta por un dolor en cara externa de la rodilla por sobre carga del músculo.

Cómo evitarlo: Practica estiramientos previos y aplícate tratamientos con compresas frías para evitar cualquier inflamación, también puedes colocarte un kineositape o una rodillera que te brinde mayor soporte.

• Fascistis plantar. Es el dolor agudo en la zona interna del talón hasta los dedos por la inflamación de la membrana que cubre los músculos de la planta del pie desde el hueso calcáreo o talón hasta los dedos.

Cómo evitarlo: No uses calzado nuevo o inadecuado, date masajes en la planta del pie, haz estiramientos y aplícate tratamientos con compresas frías, también puedes usar kineositape o taloneras.

• Distensión o rotura fibrilar.  Se siente como un dolor fuerte en la parte posterior de la pierna debido a la fatiga muscular o mal calentamiento con inicio brusco de la actividad o frío ambiental.

Cómo evitarlo: Procura no efectuar movimientos bruscos e hidrátate adecuadamente, haz calentamiento previo y si sientes dolor aplica inmediatamente compresiones frías de 3 a 4 veces al día durante 10 minutos dos días.

Existen tratamientos fisioterapéuticos que te pueden ayudar, sólo recuerda que este tipo de lesiones deben tratarse en el momento adecuado y de acuerdo a la gravedad de la lesión.


• Tendinitis rotuliana, que se refiere a un dolor debajo de la rótula que dificulta la movilidad de la rodilla.

Cómo se evita: Lleva un buen entrenamiento sin sobre esfuerzos, hidrátate frecuentemente y haz un calentamiento adecuado.

Según la fase de la lesión puedes aplicar compresas heladas con reposo relativo y una rodillera con soporte o tratamientos de fisioterapia.

• Condromalacia, que es un dolor intenso a nivel de la rótula y el tendón rotuliano.

Cómo se evita: Haz un buen calentamiento, usa un calzado adecuado, practica flexiones musculares y revisa tu pisada, si lo requieres también puedes usar una rodillera ortopédica.

Lo más recomendable es la rehabilitación, con programas de entrenamiento supervisado por especialistas.

• Periostitis tibial, que se manifiesta con un dolor en la cara interna de la espinilla ocasionado por la inflamación del periostio de la tibia.

Cómo se evita: Procura realizar un entrenamiento adecuado sin sobrecargas, haz calentamiento sin excederte, evita tener una mala postura y mejora tus hábitos de vida.

Si el dolor es muy intenso aplica compresas de gel helado o introduce la pierna en agua fría después de correr, también puedes usar medias de compresión y hacer fisioterapia con un plan de entrenamiento conveniente.

• Incontinencia urinaria debido al debilitamiento del piso pélvico por el impacto repetitivo durante la carrera.

Cómo se evita: Existen muchos factores que predisponen esta lesión como son la edad, número de partos, operaciones de próstata e infecciones del tracto urinario.

Para reducir la frecuencia debes realizar ejercicios vesicales. Consulta con el especialista en urología para la valoración y sigue el tratamiento de acuerdo al tipo de incontinencia que sufras.

• Dolor en la cadera debido al sobre entrenamiento y mala técnica al correr aunado a una mala postura cotidiana y al permanecer demasiado tiempo sentado.

Cómo se evita: Realiza estiramientos adecuados para fortalecer el músculo de la cadera y auxíliate de la fisioterapia y osteopatía.

• Esguinces ocasionados por la ruptura parcial o total de los ligamentos de una articulación, la más común es el esguince de tobillo.

Cómo se evita: Haz un calentamiento adecuado, hidrátate frecuentemente y haz estiramientos. Si ya sufriste un esguince leve, aplica compresas de frío en el sitio, reposa la zona afectada y usa kineositape o una tobillera, también puedes practicar fisioterapia y ejercicios de rehabilitación.

Recuerda que todas las lesiones requieren tiempo para rehabilitarse y ésta varía de acuerdo a la gravedad y de lo bien o mal que se hayan tratado. El reposo es la primera medida, seguida de los tratamientos con profesionales y especialistas en fisioterapia y rehabilitación.

No olvides que existen múltiples productos, aparatos o aditamentos que te pueden ayudar a seguir corriendo en tus maratones favoritos. Sólo recuerda que siempre es recomendable, si deseamos recuperarnos rápido y totalmente, no dejar de acudir al médico y seguir todas las indicaciones al pie de la letra.

Si no sabes dónde encontrar los aparatos ortopédicos o equipo que te aconseja tu médico, siempre puedes visitar a Total Medic, donde encontrarás una gran variedad de productos ortopédicos y aparatos de rehabilitación que se ajustan a tus necesidades.